Modificación a la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Sinaloa

En la actualidad, nuestra universidad sufre de un conflicto existencial. Pareciera que con la edad, así como con los viejos, los ideales por contribuir a la comunidad sinaloense y nacional, se han ido desgastando. Seguramente, en parte, por la falta de alternativas para poder aterrizarlos en el plano práctico. Sin embargo, sigue latente la realidad de que el torrente sanguíneo de nuestra máxima casa de estudios viene directamente de los contribuyentes.
¿Qué tanto le regresa, al día de hoy, nuestra universidad a ellos? ¿Qué ha sucedido que olvidamos con facilidad que el financiamiento de este proyecto viene de terceros, ricos y pobres? Y aunque la universidad fuera sostenible, ¿no existe una deuda eterna por la larga tradición que hemos compartido, todo el mundo, al pertenecer a la enorme red de intercambio de conocimientos?
Así, las modificaciones a la Ley orgánica de la UAS, propuestas por el MIUAS, giran en torno a las siguientes esferas: 1) Descentralización del poder, 2) Formación política de la comunidad universitaria, 3) Transparencia universitaria, 4) Empoderamiento estudiantil, 5) Compromiso social y 6) Productividad.

En algún día de noviembre se festejará un foro donde se presentará la iniciativa, con todo y argumentación, a la comunidad dentro y fuera de la universidad.

Presentación: Noviembre 2015.